Socrecard_140x190_debate

Por Hugo Cuello

 A escasos días de que se cumpla un mes de la promesa de David Cameron de llevar a cabo un referéndum de permanencia en la UE, la “cuestión británica” sigue encima de la mesa, provocando fuertes críticas de sus socios y amenazando con abrir un largo periodo de incertidumbre que, como señalan los oponentes de Cameron, puede tener consecuencias nefastas para la economía de Reino Unido en los próximos años. Pero si miramos a la contribución que los ingleses han hecho para fortalecer la imagen de Europa en el mundo, vemos un cambio de comportamiento digno del personaje principal de la obra del escocés Robert Louis Stevenson. Cuando se trata de adoptar una posición común europea en el exterior, Gran Bretaña sigue estando entre los líderes, sin el cual el resto de europeos tendría mucho que perder.

Como señala el ECFR Scorecard 2013 y al contrario que en el resto de materias como integración política o económica, en lo referente a política exterior Gran Bretaña ha mantenido un papel muy constructivo este año, llegando en algunos casos a ser un ejemplo a seguir. En particular, los ingleses lideraron en el contexto de las Naciones Unidas, por ejemplo en los debates relacionados con la cooperación al desarrollo, posteriores a los Objetivos del Milenio o en las relaciones multilaterales con Irán. Incluso en las materias en las que no lideró, fue un gran soporte para la política exterior europea.

En definitiva su papel en la defensa y promoción de sus valores en el mundo ha sido destacada, llegando incluso a entender mejor a Francia que la propia Alemania, como ocurrió con la intervención en Libia, según señala Nicholas Walton en CNN.  Si se miran de cerca los setenta y nueve temas de política exterior discutidos en el Scorecard, los británicos han demostrado pereza diplomática sólo en una ocasión, aunque su ausencia en las relaciones de la UE con China y Rusia es también notable.

Pero como tratan Susi Dennison y Hans Kundnani en Le Monde, aunque sus críticos señalen que el obstruccionismo británico es la principal razón de la falta de eficacia del Servicio Europeo de Acción Exterior,  lo cierto es que sin Reino Unido la UE perdería una fuente importante de recursos. No sólo perdiendo una de las economías más poderosas, sino una de las mejores fuerzas armadas y su gran capacidad de recursos diplomáticos, empezando por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad. Perdería, en otras palabras, una gran capacidad de hard power que dejaría demasiado solitario al soft power de la Comisión.

En su discurso, Cameron, como el precavido Doctor Jekyll, señaló vehementemente el peligro de la falta de relevancia y competitividad de Europa en el mundo. Esperemos que el propio Cameron, como al final hizo Mr.Hyde, no actúe en contra de los peligros que él mismo intenta señalar.

Anuncios

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Un comentario »

  1. […] de política exterior. Además como ya señalamos, el espectro de la retirada británica de la UE no facilitaría las cosas precisamente. Pero se necesita aumentar el impacto del Servicio Exterior ya que todavía quedan […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s