protestas-china-japon--644x362

 Por Hugo Cuello

El renacimiento de tensiones nacionalistas en el este de Asia, dado su creciente importancia económica y los nuevos roles que las potencias están tomando en el territorio, crea un gran potencial para desestabilizar la región. Estos conflictos, que surgen de la época de la colonización japonesa, empiezan a preocupar en Occidente ya que se publican más análisis, estudios y conferencias sobre el tema, como la organizada la semana pasada en la Fundación Japón por Yoshihide Soeya, profesor experto en relaciones internacionales de Asia Oriental de la Universidad de Keio. Su intervención concluyó con la idea de que los nuevos nacionalismos pueden provocar situaciones insostenibles en las que no solo se verían inmersos pequeños países asiáticos, sino grandes potencias como Estados Unidos y China.

El profesor explicó que Japón se encuentra inmerso en el debate sobre la reforma de sus “fuerzas de autodefensa” (el país carece de un ejercito denominado como tal) y sobre su forma de actuar en la región, ya que el artículo 9 de su Constitución prohíbe explícitamente el uso de la fuerza contra ningún país, exceptuando en defensa propia, algo que muchos japoneses ven como una clara desventaja de posibilidades. Por supuesto, el debate se ha exacerbado por la situación de conflicto sobre las Islas Senkaku (Diaoyu en chino) que China empezó a reclamar en los años 70 y especialmente hace unos años, cuando dejaron de pertenecer a manos privadas (aunque apuntadas en el registro de la propiedad de Japón), algo que además le cuesta al gobierno japonés casi 20.000€ al mes que debe pagar al propietario.

Por su parte, China desea un vecindario tranquilo donde sean los que en última instancia tomen las decisiones. Y en esta visión, la fuerte presencia de Estados Unidos y su relación con Japón es vista como un obstáculo. Aunque con diferencias, muchos expertos señalan la similitud de la percepción china con la de Alemania 100 años atrás,  con el uso del nacionalismo como herramienta de legitimación con la idea de que el resto de potencias intenta frenar su ascenso usando a su vecindario.

Las confrontaciones de China hacia Japón se han traducido en campañas de desprestigio, boicots a productos y turistas japoneses, y una serie de declaraciones incendiarias (el mes pasado un alto militar chino llego a afirmar que ganarían la guerra contra Japón en media hora) que han motivado el enfado de muchos japoneses. Entre ellos, grupos nacionalistas que buscan provocar a China, arriesgandose a que la situación empeore por la volatilidad de los acontecimientos, incluso en caso de un accidente que se vería por la contraparte como una provocación.

Por su parte, Europa al contrario que EEUU todavía no ha decidido cómo responder al redireccionamiento del foco hacia Asia. Como señala el ECFR Scorecard 2013,  la UE publicó en junio nuevas líneas políticas para responder a estas disputas territoriales que ha intentado tratar en diferentes cumbres, pero nunca ha ido más allá de meras declaraciones de la Alta Representante Catherine Ashton, ya que China se esforzó previamente en evitar que la UE tratara el tema en reuniones internacionales de la región.

De todas formas, existen muchas razones para pensar que los dos países no entraran en un conflicto abierto, pero aún existe la posibilidad de que varios errores inesperados acompañados de declaraciones inapropiadas sean una mezcla fatal, como ocurrió en Europa con la I Guerra Mundial. China no debe ser un vecino fácil, pero Japón debe actuar con cautela y no motivar situaciones que pongan en peligro la estabilidad real de la región. En realidad, la mayoría de los chinos considera que su país sólo quiere la paz, pero que Japón les provoca y la única forma que tienen de responder es con la fuerza. Evitar esa percepción y motivar un dialogo bilateral, como están desarrollando desde finales del mes pasado es la clave. Acompañado de cooperación multilateral o incluso con participación de tribunales internacionales, forma en la que Europa tendría algo que aportar, cuando decida cómo quiere encarar su política hacia la región.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s