Por Jose Piquer

Israel elige hoy un nuevo parlamento en unas elecciones que han recibido relativamente poca atención internacional. Más de 5 millones de israelíes están llamados a las urnas este martes y está previsto que los 10.131 colegios electorales permanezcan abiertos hasta las 10 de la noche (hora local israelí).

Daniel Levy, Director del Programa de Medio Oriente y Norte de África de ECFR, considera que si existe un titular sobre estas elecciones es que ha llegado el momento de la nueva derecha israelí, según escribe en ‘Lost Tribes’ publicado en Foreign Policy el pasado 15 de enero. La mayor parte de medios y analistas coinciden en prever una victoria casi segura de la opción liderada por el actual primer ministro, Benjamin Netanyahu. Según el Washington Post, uno de los aspectos más relevantes de la campaña electoral ha sido que el propio Netanyahu no ha ocultado su mala relación con Barack Obama.

De acuerdo con Levy, estas elecciones se han caracterizado por elevar la política identitaria a otra nivel en una ‘competencia tribal’ entre las cuatros grandes opciones electorales en Israel: la derecha extrema y la derecha nacionalista religiosa, el centro sionista encabezado por Tzipi Livni, el bloque ultraortodoxo y el bloque que representa a los ciudadanos árabes y palestinos. No obstante, es previsible que los distintos grupos conserven un número similar de escaños en el Knesset, el parlamento israelí, y que los cambios se produzcan dentro de los mismos grupos, principalmente en la derecha y el centro del espectro político.

En general, el debate sobre políticas concretas ha sido escaso, sobre todo, en relación con la cuestión palestina y a las distintas opciones de resolución del conflicto. Levy, quien fue asesor especial durante el gobierno de Barak (1999-2001) y miembro de la delegación israelí durante las negociaciones en Taba con los palestinos, cree que la política de asentamientos está destruyendo a Israel y que su ausencia del debate electoral no impedirá que estos temas vuelvan a aparecer durante el siguiente mandato. En especial, si consideramos el auge de un influyente grupo de radicales en el entorno del gobierno y la deriva de la derecha israelí hacia posiciones más radicales. También es probable que las diferencias entre los religiosos nacionalistas y los ultraortodoxos hagan evidentes los desacuerdos fundamentales entre ambos grupos.

Por último, con vistas a próximas contiendas electorales, en opinión de Levy la oposición debería considerar cuatro factores si quiere participar en elecciones genuinamente competitivas: un líder creíble, unidad, una visión alternativa y sustantiva de Israel y la habilidad de crear espacios comunes de entendimientos con los ciudadanos árabes de Israel que no son judíos ni sionistas.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s