Como parte del proyecto “Reinventing Europe”, ECFR está publicando una serie de artículos sobre los debates nacionales en los Estados miembros de la UE acerca de la crisis y la dirección futura de Europa. En el undécimo de la serie, Tiilikainen Teija, Directora del Finnish Journal of Foreign Affairs, analiza la situación en Finlandia. Las elecciones generales de 2011 fueron un hito en la política finlandesa y la votación estuvo relacionada con las responsabilidades europeas de Finlandia. El debate surgió en torno a cuestiones financieras, y esta fue la primera vez que los asuntos de la UE dominaron la agenda electoral nacional. Esto también condujo a la aparición del partido Verdaderos Finlandeses, como una fuerza electoral significativa, alterando el ambiente consensual de la política finlandesa e introduciendo una fuerte voz euroescéptica en un debate nacional más polarizado. Desde entonces, los Verdaderos Finlandeses han seguido disfrutando de un moderado éxito electoral a nivel local.  Parece que las elecciones de 2011 fueron, por encima de todo, una advertencia a los otros principales partidos de que las turbulencias en la zona euro son ahora capaces de interrumpir el consenso europeo en la política finlandesa.
Ante el fuerte desafío del partido Verdaderos Finlandeses, tanto los socialdemócratas como el  Partido del Centro se han hecho menos europeístas. Entre los principales partidos, sólo el Partido de Coalición Nacional del primer ministro Jyrki Katainen sigue estando abiertamente entusiasmado con la UE, aunque la coalición de gobierno ha adoptado un enfoque más cauteloso, al menos en materia económica. La posición de Finlandia en Europa sigue siendo muy debatida a nivel nacional y europeo.
Una nueva coalición de gobierno se formó en 2011 entre el Partido de Coalición Nacional, los Socialdemócratas, los Verdes, la Alianza de la Izquierda y dos partidos más pequeños, con Jyrki Katainen como primer ministro. La opinión del Gobierno de Finlandia ha ido en gran medida en consonancia con las políticas alemanas y Finlandia está a favor de la profundización de la unión política (dentro de ciertos límites) para permitir normas más estrictas y una mayor supervisión. El primer ministro Jyrki Katainen ha apoyado el fortalecimiento de las competencias de la UE en materia de política económica y se ha mostrado partidario de un fuerte mandato de la Comisión en este ámbito.
No obstante, el nuevo estado de ánimo en la política finlandesa ha afectado a las políticas de este gobierno; la coalición acordó que Finlandia no permitiría el uso del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF) sin obtener garantías bilaterales del país de destino. Una situación similar surgió en julio, cuando Finlandia amenazó con bloquear la compra de deuda por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).  A pesar de que este giro en la política europea de Finlandia se señaló ampliamente en Bruselas, y dio lugar a algunas especulaciones en los medios de comunicación europeos sobre la disposición del país a abandonar el euro, encuestas de opinión en Finlandia han sugerido que la causa de este giro es el debate finlandés de la UE, que se ha centrado casi exclusivamente en la crisis y en la respuesta a ésta (incluyendo la participación de Finlandia).
¿Qué opina la oposición? Verdaderos Finlandeses sostiene que la Unión Monetaria Europea y la moneda común era un error desde el principio, ya que se basan en una convergencia imposible entre tipos de  economías muy diversas. Dicen que el euro sólo puede sobrevivir a través de transferencias de ingresos y de mutualización de la deuda, y probablemente se derrumbará por sus propias contradicciones internas. El Partido del Centro es menos pesimista, pero también utiliza un lenguaje directo en el análisis de los problemas económicos fundamentales que subyacen a la crisis en la periferia de la eurozona.
Una conclusión clave del examen del debate finlandés sobre la crisis económica europea sería que a pesar de la inquietud sobre la trayectoria de la crisis y malestar por las respuestas a la misma, se espera que el clima de aceptación vuelva a sus más habituales tonos consensuales conforme la crisis finalmente se alivia. Las elecciones locales en octubre de 2012 mostraron una caída moderada del apoyo a Verdaderos Finlandeses, desde un 19% alcanzado en las elecciones generales a un 12%. El debate en Finlandia se complicaría si la crisis europea conduce a una división dentro del proyecto europeo, por ejemplo a través de una significativa profundización de la Eurozona o una división más formal entre el “centro” y la “periferia”. Esta situación pondría a prueba la identidad europea de los finlandeses una vez más.
Un pdf de este ensayo se puede leerse aquí.
Anuncios

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s