Por El Blog de ECFR

Como hoy se celebra la cumbre de la UE en Bruselas, los expertos de ECFR de París, Berlín, Roma, Varsovia, Madrid y Londres han contribuido a crear la serie  The EU summit: View from the capitals, para reflexionar sobre las respectivas posiciones nacionales de cara a esta reunión del Consejo Europeo.

La visión de ParísThomas Klau

Frente a la fuerte resistencia alemana a los principales objetivos de la política del gobierno francés, París ha bajado sus expectativas para la próxima cumbre de la UE. Un pleno acuerdo sobre las modalidades de la unión bancaria en la zona euro parece estar fuera de su alcance, esencialmente debido a la resistencia de Alemania a dejar en manos de Europa el control de sus bancos locales y regionales. Paris espera asegurar una reafirmación de todos los objetivos y del calendario para dicha unión bancaria, para que esté lista a principios de 2013, permitiendo la recapitalización posterior directa de las partes más débiles del sector bancario de España.

París ha reiterado su preferencia por algún tipo de mutualización de la deuda, sin la esperanza de influir en Berlín, y ha dicho que la cuestión de la distribución posterior de la soberanía financiera, presupuestaria y política en la zona euro puede conducir a un callejón sin salida en Bruselas. En Francia es aceptable la idea de Alemania de potenciar un súper comisario de asuntos monetarios con el poder de vetar los presupuestos nacionales. En una reciente entrevista con varios periódicos europeos, el presidente François Hollande propuso reuniones mensuales de los líderes de la Eurozona y un mandato más largo y más fuerte para el presidente del grupo de ministros de Finanzas.

París tiene la esperanza de que se pueda conceder a Grecia más tiempo para cumplir con los recortes de gastos y otras medidas de austeridad – una cuestión sobre la que el gobierno alemán ha mostrado cierta flexibilidad. El principal peligro es que los gobiernos pierdan (otra vez) la oportunidad de establecer medidas audaces para restaurar la confianza de los inversores y mejorar las perspectivas de crecimiento en la Eurozona.

La visión de Berlín – Ulrike Guerot

La prioridad de Berlín en este Consejo Europeo será una mayor integración fiscal a través de la unión bancaria y una mayor integración política. Ambos temas están siendo discutidos con fervor en Alemania, y Angela Merkel está buscando socios políticos para promover un papel más comprometido para el Parlamento Europeo o votos especiales sobre cuestiones presupuestarias y fiscales para los diputados del Parlamento Europeo de la eurozona.

El peor resultado para Alemania en esta Cumbre sería adoptar  el camino hacia el federalismo fiscal a través de la unión bancaria, pero sin un componente político que lo acompañe. Dado que el Consejo tiene lugar en un momento de creciente preocupación por la situación económica, Berlín tiene mucho interés en evitar cualquier discusión fuera de control sobre un programa de rescate español en la prensa nacional. Por lo tanto, tiene que demostrar a la opinión pública alemana que existe un control en el sistema de la UE en cuanto al destino del dinero del MEDE. Este es el origen de la petición alemana, repetido por Wolfgang Schäuble antes de ayer.

Berlín también daría la bienvenida a la discusión de la relación entre la eurozona y la UE-27, teniendo cuidado de evitar cualquier división mientras se asegura de que la profundización de la Eurozona sigue adelante. Mucho depende del consenso franco-alemán en una Europa de dos niveles (lo que parece difícil de encontrar).

La visión de RomaSilvia Francescon

El éxito para Italia implicaría una rápida aplicación de las decisiones que el Consejo tomó en junio que allanar el camino hacia el establecimiento de un sistema europeo de supervisión bancaria (en funcionamiento en enero de 2013), aunque los países de la eurozona con calificación AAA últimamente parecen haber dado un paso atrás en esto.

Italia está preocupada por la posible fricción por el impuesto sobre las transacciones financieras. Está a favor de esto, pero hubiera preferido que más países lo apoyaran. La aplicación del Pacto para el Crecimiento y el Empleo decidido por el Consejo en junio tiene gran aceptación, y las sanciones en vigor contra el gobierno sirio deben aumentar significativamente mediante la publicación de dos nuevos reglamentos.

El gobierno italiano también espera desligar los sueldos del empleo público del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC), una acción que le permitiría al gobierno reducir los gastos relacionados con la administración pública.

La visión de Varsovia  – Konstanty Gebert

El éxito para el gobierno polaco significa varias cosas. En primer lugar, conseguir garantías que el presupuesto de la Eurozona fuera separado (y no derivado) del actual presupuesto de la UE. En segundo lugar, conseguir un voto en el consejo de la unión bancaria para países como Polonia (que están a favor de ella y se someterían a las restricciones que se pudieran aplicar). En tercer lugar, implicaría el fortalecimiento de las instituciones europeas, por ejemplo, mediante la introducción de debates económicos en el Parlamento Europeo para contrarrestar la inclinación inevitable hacia mecanismos intergubernamentales.

El escenario de pesadilla para Varsovia sería una cumbre endeble que fuera incapaz de tomar medidas decisivas para salvar al euro. Polonia no se encuentra feliz en este descenso a la segunda división de la integración europea, pero está dispuesto a pagar ese precio temporalmente por el bien de la rehabilitación de la zona euro.

La visión de MadridJosé Ignacio Torreblanca

España se siente frustrada por la decisión de Alemania, Austria y Finlandia de dar marcha atrás a los acuerdos alcanzados en junio pasado sobre la Unión Bancaria. A los ojos de españoles parece que Alemania (¿por razones electorales?) se ha echado atrás y pretende hacer creer que la unión bancaria es irrelevante como instrumento para hacer frente a la crisis actual. Madrid cree que es vital para proceder a la recapitalización directa de la banca con el fin de no aumentar aún más la deuda de su presupuesto y las sanciones adicionales tanto de las instituciones de la UE como de los mercados. Por ello, España quiere una señal clara sobre los acuerdos de junio.

Sin un claro mensaje de la Cumbre, la incertidumbre volverá a los mercados, obligando a España a pedir un rescate. Viendo los precedentes en Portugal y Grecia, es difícil argumentar que el rescate es el comienzo de la solución. Más bien parece ser el comienzo de nuevos problemas sociales y políticos.

La visión de LondresMark Leonard

La delegación británica se acerca a esta cumbre con una sensación de muerte inminente. Su atención se centra menos en Bruselas que en el Partido por la Independencia del Reino Unido (que amenaza con entrar por primera vez en las elecciones parlamentarias del año que viene) y el estado de ánimo inquieto entre los diputados del Partido Conservador.

El consejo de octubre es considerado como la primera ronda de una serie de tres rondas que decidirán el marco financiero plurianual (es decir, el presupuesto para los próximos cinco años), la unión bancaria y la idea de una conferencia intergubernamental para examinar posibles cambios a los tratados a nivel europeo. El Gobierno de Reino Unido considera que este es el comienzo de una Europa a dos niveles.

El debate sobre la unión bancaria se ve como un ensayo general de lo que ocurrirá con el mercado único de la Eurozona si realmente integra. La propuesta de la Comisión es que el BCE sea el único regulador y que la Eurozona vote en bloque con el Consejo.

El gobierno británico se prepara para un otoño agitado en el que se esperan tiempos de muchos vetos. No parece tener ninguna visión de Europa o incluso de la influencia británica a la hora de conseguir un cambio de la UE. Es más, entrando en el otoño amenaza con vetar el presupuesto de la UE, la unión bancaria, y una conferencia intergubernamental significa que corre el riesgo de conseguir aliados potenciales en la UE sin que se satisfaga a los euroescépticos en casa.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s