Foto

Por Cristina Casabón 

El día 30 de junio, tras la segunda vuelta de las elecciones en Egipto, la Junta Militar debería haber dejado el poder en manos del candidato Mohamed Morsi. Sin embargo, el Tribunal Constitucional disolvió la Asamblea Nacional a tan solo dos días del inicio de estos comicios. Esta decisión convirtió en papel mojado la hoja de ruta de la transición establecida por la Junta Militar y plantea numerosos interrogantes sobre cuál será el diseño institucional del país y la distribución del poder. ¿Cuál es la verdadera naturaleza de la supuesta revolución de Egipto?

Gene Sharp, en su famoso manual para la revolución De la dictadura a la democracia realiza un análisis a modo de recetario para acabar con los dictadores en el mundo.  En el último párrafo del prólogo advierte de algo substancial que todo proceso revolucionario ha de contemplar: “La caída de un régimen no trae por consecuencia una utopía. Más bien abre el camino a un trabajo ingente y a esfuerzos denodados a fin de construir unas relaciones políticas, económicas y sociales más justas y erradicar otras formas de justicia y opresión.” Sharp dice que por lo general, la causa principal que explica la existencia de las dictaduras es la distribución interna del poder que existe en el país.

Ahmed Maher es uno de los cofundadores del Movimiento 6 de Abril, que agrupa a los jóvenes revolucionarios de Egipto. En una entrevista concedida a Afkar Ideas, deja claro quien anda tras las bambalinas:“el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF, sus siglas en inglés) no está dispuesto a perder el poder que ha ostentado en la sombra durante décadas. La SCAF quiere mantener su autoridad, controlar al régimen, porque existen diferentes caras e intereses del sistema y ellos están trabajando para preservar las que les afectan, controlar las que pueden perjudicarles (…) -Los militares- han gobernado Egipto durante muchos años. Mubarak solo era la parte civil de la presidencia del país, pero para el ejército es muy difícil permanecer lejos de la política”.

Esta lucha interna de poderes entre ambos se ha hecho patente en el último tramo del periodo electoral. Ricard González así lo pone de relieve:“En concreto, el pulso más relevante es el que libran las dos instituciones más poderosas del país, el ejército y los Hermanos Musulmanes, inmersas desde los años cincuenta en una vieja guerra por hacerse con las riendas de la nación árabe más poblada”. El autor matiza que si bien durante los meses de noviembre y diciembre ambas instituciones decidieron aliarse para aprobar la hoja de ruta de la transición, este pacto empezó a torcerse cuando no encontraron un candidato de consenso entre ambos. Los Hermanos Musulmanes terminarían de romper este misterioso lazo, al decidir éstos presentar su propio candidato.

La caída de Mubarak no fue continuada por un cambio en la cúpula del poder, sino que se limitaron a hacer una limpieza de las caras más visibles de la represión. Como dice el autor, “en el mismo juicio que sentenció a Mubarak y Al Adly, seis altos cargos del ministerio del Interior fueron absueltos, a pesar de que su responsabilidad en la masacre era más que evidente”. Este mismo tribunal es el que durante las elecciones declararía inconstitucional la “ley de aislamiento” que tenía como objeto impedir a antiguos miembros del gobierno de Mubarak presentarse a las elecciones.

La disolución de las dos cámaras legislativas tiene como objeto desalojar una buena parte de los integrantes islamistas, que conforman el 70% del arco político. La declaración de la Junta Militar reorganiza la distribución de poderes entre las instituciones, y como es lógico se ha otorgado a sí misma amplios poderes. Algunos lo llaman golpe de estado blando, pero ha permitido el boicoteo de las elecciones, y el movimiento de los Hermanos Musulmanes corre el riesgo de perder credibilidad si realiza un pacto con los militares.

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s