Por Cristina Casabón 

En medio de la acogida que los mercados otorgan al rescate de la banca española, algunos autores se han mostrado cautelosos ante lo acordado en Bruselas la semana pasada. Se ha abierto un acalorado debate sobre la condicionalidad del rescate bancario que se prevé para principios de 2013. Las mayores divergencias se encuentran en la misma Declaración de la Cumbre de la Zona del Euro:

Que el acuerdo esté lleno de hipotéticos, supuestos, condicionales y garantías no es una crítica, es una descripción.” José Ignacio Torreblanca escribe en Café Steiner (El País) un artículo –“Entre Casandra y Mary Poppins”- donde señala las ambigüedades contenidas en la Declaración de la Cumbre de la Zona del Euro para la recapitalización de los bancos. Torreblanca señala la condicionalidad adecuada como elemento fundamental del acuerdo “es decir, la que decidan los miembros del MEDE, que es un mecanismo intergubernamental que actúa por unanimidad“. También, recuerda el Director de la oficina de ECFR en Madrid, quieren “asegurarse de que sea el BCE y no el Banco de España o Italia el que supervisa los bancos y decide cuánto dinero necesitan y cómo lo van emplear.”

“Creo que el verdadero ganador de la cumbre de la semana pasada, después de todo, no fue el Sr. Monti, sino Merkel.” Wolfgang Münchau ha escrito en Financial Times una columna titulada “The real victor in Brussels was Merkel” donde se deduce que Alemania no contempla la unión política – la sentencia de la Canciller “antes muerta que aceptando eurobonos” así lo refleja- y se señalan tres errores básicos en el acuerdo español:

  • Un mandato para inyectar capital en los bancos estará condicionado a un acuerdo político para la supervisión bancaria conjunta;
  • Es una contradicción que el MEDE pretenda inyectar capital en los bancos directamente, cuando el tratado no contempla este mecanismo;
  • La nueva medida se encuentra constreñida por los límites de los recursos del MEDE, como la imposibilidad de compra de eurobonos.

Por otro lado, Gareth Gore escribe en International Financing Review un artículo -“Spanish bailout saves German pain”-, donde asegura que el rescate a los bancos españoles es en realidad un rescate a los inversionistas alemanes. “Los bancos alemanes se enfrentan a grandes pérdidas ligadas a posibles quiebras de los bancos españoles”, asegura el autor, quien declara que los préstamos pendientes que tiene Alemania en Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia ascendían a finales del año pasado a 323.000 millones de euros – de los cuales 113.000 millones estaban en España. De esto se deduce que los acreedores alemanes son los primeros interesados en que se produzca el rescate de la banca española, pues de esa manera pueden enderezar sus cuentas.

Como señalan Ignacio Molina y Federico Steinberg, del Real Instituto Elcano en “¿Hacia una gestión más consensuada de la crisis del euro?“, es imprescindible que el mecanismo de resolución de crisis bancaria “permitiera la recapitalización directa de los bancos que se encuentren en problemas”. Los autores comentan que si la zona euro pretende realmente consolidarse como una unión monetaria irreversible, “en algún momento tendrán que ponerse en práctica algún tipo de eurobonos”.

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s