Por Carmen Vera García

Con ocasión de la celebración del Día de Europa, el pasado 9 de mayo, la sede del Parlamento Europeo en Bruselas celebró un seminario titulado “¿Qué futuro para Europa? Integración económica y rendición de cuentas en la UE”. En estos momentos, Europa lidia con la peor crisis económica que ha sufrido el mundo desarrollado desde la Gran Depresión. Se trata de un contexto propicio para debatir sobre qué modelos de integración, gobernanza, representación y desarrollo queremos para el futuro. Para ello el seminario, dirigido a periodistas de todo el continente, consiguió reunir a un elenco de eurodiputados, académicos, funcionarios de las instituciones europeas, en torno a dos mesas redondas, propició la discusión. Entre los participantes estuvo José Ignacio Torreblanca, director de la oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

En la primera mesa redonda, varios eurodiputados miembros de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios –entre los cuales cabe destacar la presencia de Jean-Paul Gauzès (EPP) y Elisa Ferreira (S&D) – discutieron sobre el futuro de la eurozona y la nueva normativa europea en materia de gobernanza económica. Varias preguntas dominaron el debate. ¿Es compatible el objetivo de disciplina fiscal con la adopción de medidas que impulsen el crecimiento económico? ¿Cuál debería ser el papel del PE en la configuración de nuevas reglas del juego?

La segunda mesa redonda, en la que junto a José Ignacio Torreblanca participaron los eurodiputados Elmar Brok (PPE), Roberto Gualdoni (S&D) y Daniel Cohn-Bendit (Greens/EFA), siguió lanzando cuestiones al auditorio. En efecto, la crisis económica habría intensificado la interdependencia económica entre los Estados Miembros. Sin embargo, desde un punto de vista institucional, el debate y la toma de decisiones en la lucha contra la crisis se ha traducido por un “progresivo vacío del papel del Parlamento Europeo y la Comisión”, afirmó Torreblanca. ¿En qué medida afecta este nuevo panorama a la representatividad democrática en la UE?

En respuesta, Cohn-Bendit alertó contra la progresiva contradicción que viene experimentando el sistema institucional europeo. Según el eurodiputado franco-alemán, el ejecutivo habría pasado de la Comisión al Consejo, que posee también el poder legislativo. Además, la crisis económica se habría convertido también en un problema de representatividad democrática, ya que no existiría un ejecutivo capaz de negociar sobre las medidas de austeridad los pueblos pueden realmente soportar. “Si los pueblos expresan su protesta contra las medidas de austeridad a través de las urnas e, independientemente de los resultados, Europa sigue imponiendo el memorándum, ¿para qué votar?”, se preguntaba Cohn-Bendit.

Sin embargo, Roberto Gualtieri constató que es precisamente la creciente influencia de la perspectiva europea en el debate político nacional de los Estados Miembros la que acabaría por incrementar el interés de los ciudadanos por lo que se decide en Bruselas y, en consecuencia, por verse efectivamente representados por el Parlamento Europeo.

Anteriormente, las elecciones al Parlamento Europeo se interpretaban en clave nacional. Sin embargo, la percepción ciudadana de que las medidas anticrisis vienen en buena medida dictadas desde Bruselas habría hecho que, en la actualidad, sean las elecciones nacionales las interpretadas en clave europea. En efecto, “el domingo 6 de mayo habríamos asistido a una especie de Super-Sunday europeo, con las elecciones en Francia y Grecia”, apuntó Torreblanca.

Así las cosas, Elmar Brok afirmó que, en esta encrucijada, el desafío democrático de la Unión pasa por definir qué línea desea adoptar el proceso de construcción europea “Ha llegado el momento de preguntarse si queremos enfrentar los retos en materia de  gobernanza económica con una Unión inspirada en el Sistema Metternich o en el sistema Monnet”, apuntó el eurodiputado.

Fomentar el papel del Parlamento Europeo en la toma de decisiones que afecten directamente a los ciudadanos europeos, incluido el control democrático de las decisiones anticrisis, constituyó en definitiva un punto de consenso en el debate. “Así, las decisiones podrán ser más o menos acertadas pero, sin lugar a dudas, serán más democráticas”, concluyó Cohn-Bendit.

Carmen Vera García es Asistente en la DG de Comunicación del Parlamento Europeo.

Para ver las fotos del evento pulse aquí

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s