Por Javier García Toni

Thomas Klau, director de la oficina de ECFR en París, ha publicado un fantástico artículo en la edición española de Foreign Policy llamado “La UE se prepara para un presidente Hollande“. Después de la primera vuelta de las elecciones francesas, nos quedan algunas claves que el nuestro investigador pone de manifiesto.

  • Más contentos que unas castañuelas: el Frente Nacional de Marine Le Pen ha recibido mucho más apoyo que nunca. Pese a la alta participación, que como señala el autor, nunca beneficia a las fuerzas extremistas, el partido de la inquietante rubia con cara angelical ha obtenido un 18% de los votos, más votos que los que le hicieron pasar a la segunda vuelta en el año 2002 a su padre. La opción de Le Pen, dadas las circunstancias, es rezar para que el Sarkozy y su partido, la UMP, se hunda en la segunda vuelta y ella tome las riendas de la derecha francesa.
  • Duelo a medianoche: toda la atención queda ahora en la segunda vuelta que enfrentará a Sarkozy y a Hollande, este último con más tranquilidad en el cuerpo. Sarkozy tiene ante sí un reto enorme para dar la vuelta a los sondeos. Tiene que atraer, como mínimo, a la mitad del electorado de una Le Pen que abogará por la abstención, asegurándose a la vez de rescatar íntegramente el voto del centrista François Bayou. Todo un ejercicio de malabarismo, dice Thomas Klau.
  • La venganza será terrible: ¿qué pasaría si ganara Sarkozy las elecciones? Klau (y numerosos analistas, según dice) tiene claro que el electorado de centro-izquierda e izquierda saldrá masivamente a votar en las elecciones parlamentarias del 10 al 17 de junio. La situación sería de una gran inestabilidad: un presidente conservador con una mayoría parlamentaria y un gobierno de izquierdas. Como resultado, lentitud e inoperancia en los asuntos del día a día.
  • You’re the one: El probable presidente Hollande disfrutaría, dadas las extraordinarias capacidades que la Constitución francesa concede al presidente como herencia del gaullismo, de amplia libertad con respecto a la política europea de Francia. Las limitaciones, apunta Klau, son dos: la necesidad de convocar referendos para cosas importantes y la necesidad de una mayoría parlamentaria de tres quintos para reformas constitucionales.
  • Hollande, dice Klau, habla “en serio” cuando habla de crecimiento: “Quiere hacer posible que el Banco Europeo de Inversiones, en Luxemburgo, conceda más créditos a las pequeñas y medianas empresas; reasignar los fondos de cohesión no utilizados del presupuesto de la UE para impulsar el crecimiento; crear bonos europeos para financiar las infraestructuras y otros proyectos de estímulo del crecimiento y transformar la relación entre el Banco Central Europeo y el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera para que este último pueda aprovechar el dinero del primero. Pero Hollande no es ni un demagogo ni un agitador revolucionario. Con las perspectivas económicas y presupuestarias cada vez más pesimistas que afrontan España e Italia, una nueva campaña para poner en marcha políticas de crecimiento más dinámicas podría no dejarle tan aislado en Europa como algunos predecían”.
  • Un forastero en el pueblo: la victoria de Hollande vendría seguida de un periodo de tensión con Alemania y otros socios, que dependerá de cómo acepten los mercados una hipotética victoria del líder socialista. Para el director de ECFR París, “es imposible prever cuánto tardará la eurozona en alcanzar un nuevo consenso sobre la disyuntiva entre austeridad o crecimiento. Ahora bien, no existen motivos para dudar de que se consiga”.
  • París je t’aime: En todo caso, tal y como subraya Thomas Klau, “Europa no tiene razones especiales para temer que Hollande llegue a la presidencia”. Con eso nos quedamos. Lo que digan las urnas será el veredicto de una democracia madura como la francesa, sea Hollande o Sarkozy, más que temor, lo que queremos es esperanza.

Puede leer el artículo en inglés en la página de ECFR, pulsando aquí.

Sígueme en Twitter: @JGToni

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s