Por Cristina Casabón 

China y Rusia han respaldado una “declaración presidencial” del Consejo de Seguridad para incrementar la presión internacional sobre el régimen de Bashar al-Asad, lo cual otorga a Kofi Annan, enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe, una oportunidad de negociar su plan de seis puntos en representación de Naciones Unidas como una voz unánime en contra de la tiranía del dictador sirio.

La declaración presidencial, con menos peso que una resolución formal, decía así: “El Consejo de Seguridad llama al gobierno de Siria y a la oposición a trabajar de buena fe con el enviado sobre un acuerdo de paz en la crisis siria y a implementar de forma completa e inmediata su propuesta inicial de seis puntos”. Annan, quien ya se reunió a principios de marzo en dos ocasiones con Assad, informará regularmente al Consejo sobre su trabajo de mediación.

Las propuestas del ex secretario general, recogidas en el plan de seis puntos, incluyen “el fin de la violencia, la puesta progresiva en vigor de un cese del fuego, el suministro de ayuda humanitaria y el lanzamiento de un diálogo político”. También disponen “la paralización de los movimientos de tropas, el fin del fuego de armas pesadas y el inicio del acuartelamiento de las concentraciones militares alrededor de los centros urbanos”. Otros aspectos de la iniciativa de Annan tienen que ver con “el acceso de la ayuda humanitaria a Siria, la liberación de prisioneros, el ingreso de periodistas al país y las garantías para realizar los derechos de asociación y manifestación pacífica”. La declaración aclara que esas medidas deben ser ejecutadas primero por el Gobierno sirio y después el enviado especial buscará compromisos similares de parte de todos los grupos armados para el cese de la violencia en el país.

El cambio de actitud de China y Rusia, que vetaron dos resoluciones del Consejo de Seguridad sobre Siria en octubre de 2011 y el febrero pasado- ha sido posible mediante las rebajas del lenguaje y de la naturaleza de las sanciones. Es significativo que se ha cerrado la perspectiva de considerar “posibles medidas” si las peticiones no se aplicaban en un plazo de siete días -lo que podría incluir más sanciones o una intervención militar-, y en su lugar se ha declarado: “a la luz de estos informes, el Consejo de Seguridad considerará los pasos más adecuados”. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, declaraba su apoyo en una rueda de prensa celebrada ayer en Berlín con sus homólogos alemán, Guido Westerwelle, y polaco, Radoslaw Sikorski, ya que, según Lavrov, “el documento no contiene ningún ultimátum, amenazas o afirmaciones sobre quién es el culpable”.

Ahora Annan tendrá que informar al Consejo de los resultados de su mediación y, ese órgano, “a la luz de los resultados, considerará los pasos adicionales”, los cuales no están, por el momento, precisados.

Jean-Marie Guéhenno, miembro del Consejo de ECFR,  ha sido nombrado  Enviado Especial Adjunto de las Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria.


Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s