Por ECFR

Buscando en sus bolas de cristal, ECFR, nuestros analistas regionales y  oficinas nacionales han identificado una serie de tendencias que creemos que podrían perfilar el futuro de Europa, sus vecinos y el resto del mundo en 2012.

Hemos esbozado diez acontecimientos que creemos que tienen grandes posibilidades de que ocurran, y uno que es ampliamente previsto, pero que creemos que no llegará a mucho.

Un “choque de civilizaciones europeas”: Aunque la verdadera causa de la crisis es la imperfección estructural del diseño de una moneda única sin un tesoro común, Europa del Norte ha tendido a explicar los problemas del euro en términos de “choque” entre un norte fiscalmente responsable y un irresponsable sur. Los países del Sur, por el contrario, se sienten traicionados por lo que denominan una solidaridad limitada y condicional del norte. Ellos estiman que han contribuido al éxito de Alemania durante la última década mediante la compra de exportaciones alemanas, tales como los automóviles. Francia, por su parte, está atrapado en el medio – el equivalente a lo que Huntington llama “país dividido” (como Turquía en el conflicto entre Occidente y el Islam). Quiere ser parte del norte – que es donde el poder se está desplazando -, pero se encuentra en peligro de convertirse en parte del sur.

Los hechos no siempre apoyan esta lectura cultural de la crisis – por ejemplo, fueron los alemanes quienes rompieron el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, mientras que los españoles han cumplido con sus previsiones. Sin embargo, al igual que la tesis original de Huntington, se corre el riesgo de auto- cumplimiento, lo que lleva a soluciones que no puede tener sentido en términos económicos (como la austeridad generalizada, que según los keynesianos conduce al estancamiento).

Alemania vuelve a descubrir que es un país europeo: Se extiende el contagio, los mercados emergentes que han sido los motores de la economía mundial (y las exportaciones de Alemania) empiezan a fallar, y finalmente se siente el impacto de la crisis. La subasta de bonos de noviembre y la amenaza de rebaja de la triple A, establecen un patrón que cambia el debate en Alemania, abriendo la puerta a los eurobonos y al BCE como prestamista como último recurso.

Una Europa británica sin Gran Bretaña: Con la salida de Gran Bretaña, Europa comienza a asumir muchas de las características por las que Londres luchó para alcanzar un papel más importante de los gobiernos y parlamentos nacionales, una Europa más amplia que va más allá del núcleo original;  reforma de las estructuras liberales de las economías del sur; una pérdida relativa de poder de instituciones centrales como la Comisión. La auto-marginación de Gran Bretaña – que se inició con John Major en Maastricht en 1991 – podría correr riesgos estructurales mientras  las luchas de la coalición dividida en el Reino Unido se esfuerzan por conciliar el objetivo de éxito del euro y el de los diputados conservadores euroescépticos que defienden impulsar un referéndum de salida.

China está obligado a un G3 financiero para salvaguardar el valor de sus reservas: A todos los que hablan sobre un desplazamiento del poder hacia el Este, algo se les ha pasado por alto. El 43% de las exportaciones de China se dirigen a Europa o a los EE.UU., y más del 90% de sus reservas de divisas son en dólares o en euros. Para todas las especulaciones sobre influencia de China sobre los EE.UU., y acerca de su potencial papel de “caballero blanco” de los estados miembros europeos, la verdad es que China necesita los mercados occidentales y teme por el valor de sus ahorros globales. En 2008, 2009 y en noviembre de 2011, los bancos occidentales centrales (el BCE, la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón), salvaron a la economía mundial de una crisis de liquidez. Europa está preparada a poner  € 200 mil millones en el FMI y los EE.UU han señalado que podrían añadir más dinero a esta suma . Como acreedor público número uno del mundo, China puede llegar  a una solución cooperativa con sus deudores en un G3, o puede dar liquidez a sus deudores y reducir el valor de su deuda.

La lucha de Rusia para Europa: A pesar de las presiones para la liberalización política y la modernización económica (como se ve en los resultados de las elecciones de diciembre y las protestas consiguientes), el regreso de Putin prevé una Brezhnevización progresiva de Rusia y una reafirmación del sofocante autoritarismo. Como respuesta, el capital huye y busca refugios más seguros en Europa – en determinados activos que necesitan inyecciones de capital del exterior – y el dinero ruso se suma el dinero de China en la nueva lucha por Europa.

La remilitarización de Europa: Poder blando de Europa se ha derrumbado en la actual crisis económica  y política, mientras que Libia y los potenciales problemas con Siria,  Israel e Irán demuestran que una respuesta militar coherente todavía tiene un valor real en un mundo multipolar y en una Europa post-Estados Unidos. Los gobiernos de toda Europa, finalmente han asimilado que su elección es “compartir o perder”, y optar por compartir. Mientras crecen las dudas  sobre la confiabilidad de compromiso de Estados Unidos con la defensa de Europa, Francia y Gran Bretaña ofrecen discretamente extender el paraguas nuclear anglo-francés a sus socios europeos.

China descubre la política competitiva al tiempo que refuerza el autoritarismo: Hay un aumento de la competitividad en Pekín antes de la sustitución de siete de diez miembros del Comité Permanente del Politburó (la mesa principal de la política china). La competición se centra en cuestiones como el desarrollo económico, por el modelo de Guangdong o Chongqing y sus profundas implicaciones para la trayectoria futura de China. Al mismo tiempo, las tensiones sociales y conflictos en la sociedad china se contestan de una forma familiar (por la vía del autoritarismo).

La re-Atlantización de Turquía: Mientras Ankara descubre los límites de sus estrategias regionales, se enfrenta a posibles disturbios en Irán, el malestar con los vecinos y aliados de ayer, como Siria e Israel, y la desaceleración del crecimiento económico que ha despedido a su reciente renacimiento, Turquía está obligada a repensar. Sin embargo, no es a Europa, sino a Estados Unidos hacia donde se dirige. Una tendencia clave es el desarrollo de una política exterior centrada en el cambio de régimen en otros países del MENA (Norte de África y Oriente Medio), por ejemplo, cuando Erdogan, anunció una respuesta política a Siria (incluidas las sanciones) que se coordinó con Estados Unidos que con Europa. La retirada de EE.UU. de Irak está haciendo subir los valores de Turquía como un aliado regional clave de Washington.

La Hermandad domesticada: La Hermandad Musulmana se ha convertido en el socio más conveniente y útil para el Oeste en el nuevo Oriente Medio, especialmente y contra la intuición de  EE.UU. La Hermandad ha demostrado ser un movimiento poco gratificante, suave y políticamente domesticable, siempre y cuando las potencias occidentales no lo empujen en ciertas libertades civiles y en las cuestiones relacionadas con Israel. Por su parte la Hermandad ve a Occidente como una oportunidad para impugnar la SCAF, y un aliado en derrocar a Assad en Siria. Prefiere consolidar su poder en lugar de llevar a cabo la revolución más allá y más profundo. (Sin embargo, existe el peligro de que las economías vacilantes deriven en regímenes más radicales – si no pueden comer pan, que coman sharia -. y tal vez con un impulso más fuerte en contra de Israel, que fijen límites a la cooperación)

La tormenta perfecta de Irán: Aunque Irán y el conflicto que involucra a Irán ha tendido a ser el perro que no ladró en años anteriores, hay una combinación potencialmente tóxica de fuerzas que se han alineado en el año 2012. En primer lugar tenemos un gobierno israelí de línea dura que ha puesto sus propias líneas de color rojo sobre el programa nuclear de Irán. En segundo lugar, vemos un comportamiento cada vez más errático de un Irán que teme que la región se aleje de él (por causa de problemas con Siria, y Hamás posicionándose con el movimiento regional de la Hermandad Musulmana y cerrando a menudo acuerdos con Israel). En tercer lugar, hay cada vez más operaciones secretas contra Irán, provocando respuestas del mismo. En cuarto lugar, la retirada de EE.UU. de Irak podría facilitar cualquier ataque. Finalmente, el ciclo electoral de EE.UU. hará que la administración no quiera parecer débil en Irán o en desacuerdo con Israel. Estos factores podrían llevar el actual gobierno de Netanyahu – impulsado por los ruidos alentadores en el Golfo – para pensar que este es el mejor momento para forzar la mano de Estados Unidos?

Y uno que no:

El Terremoto de jóvenes no se produce: Los jóvenes de Europa están soportando el peso de la austeridad y recesión, y aunque la protesta puede ser ruidosa, no ha hecho un impacto en la política convencional. Acciones del tipo montar tiendas de campaña, fundar grupos solitarios como el Partido Pirata y  seguir páginas en Facebook, no se traducen en el tipo de poder de voto que gozan los jubilados de Europa. 

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s