Por Javier García Toni

La política exterior ha sido la gran ausente en la campaña electoral que termina dentro de dos días. No se habló de ella durante el debate entre los dos candidatos de los dos grandes partidos en la Academia de la Televisión ni tampoco en el debate celebrado en TVE con los grupos políticos con representación parlamentaria. Tampoco se ha hablado de ella en profundidad durante las numerosísimas entrevistas que cada candidato ha ofrecido a los principales medios de comunicación. En una campaña absolutamente centrada en la economía, parece que la política exterior vuelve a ser la gran olvidada de la clase política española.

En el número 144 de la revista Política Exterior (noviembre/diciembre de 2011) nos hemos encontrado una grata sorpresa. Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular, y Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato del Partido Socialista, firman sendos artículos explicando con detalle su visión de la política exterior española.

“Política exterior para tiempos de crisis”

Alfredo Pérez Rubalcaba expone en su artículo, “política exterior para tiempos de crisis“, una visión continuista de la acción exterior de España. Desde su firme europeísmo, Rubalcaba defiende los logros de los mandatos de Zapatero: España es hoy la sexta contribuyente neta al presupuesto de la ONU, ha promovido la Alianza de Civilizaciones, es el país de la OCDE que más ha aumentado la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) desde el año 2004 y ha defendido los derechos humanos y la paz en el mundo.

Rubalcaba dice también que no se podrá gastar más en AOD, por lo que es imprescindible “gastar mejor”. Habla de “rectificar Europa” completando la unión económica, del BCE, del compromiso de los socios del norte de Europa y de promover activamente la política exterior europea. Dice que planteará al resto de líderes europeos la creación de un Ministerio Europeo de Finanzas (ya propuesto por Trichet antes de abandonar el BCE), con nuevas capacidades y con posibilidad de intervenir en el presupuesto de los Estados. También habla de reforma de Tratados, de agilizar la toma de decisiones y de unión fiscal. Rechaza las soluciones ‘tecnocráticas’ y pide acercar Europa a los ciudadanos, dotando al proyecto de dimensión social y de defensa del modelo de bienestar europeo.

Para España, señala, el Magreb será una prioridad. Por ello, proporcionará “toda la ayuda económica y política necesaria” y se compromete a no vender material militar o antidisturbios a los países que no respeten los derechos humanos. Apoya la reforma de la Unión por el Mediterráneo y la Asociación para la Democracia y la Prosperidad Compartida puesta en marcha por la UE en la última revisión de su política de vecindad.

Otra de sus prioridades, indica, serán “las Américas“, previendo triangulaciones entre EEUU, España y América Latina. Respecto a las operaciones en el exterior, defenderá el marco de la legalidad internacional (como ha hecho en el Gobierno, afirma), desarrollará un Consejo Español de Seguridad (bajo dirección del presidente del Gobierno).

Su conclusión es la siguiente: “Propongo, por tanto, una política exterior capaz de afrontar los retos actuales en un contexto de cambio profundo. Una manera de abordar y relacionarse con el mundo desde Europa y con más Europa, pero siempre con los intereses de España como eje central e impulsando nuestros principios. Se trata de conjugar medidas que nos permitan salir de la crisis, gobernar la globalización, potenciar los marcos de cooperación multilateral y abordar la seguridad desde una perspectiva integrada y respetuosa de la legalidad internacional”.

“Mi visión de Europa y España en el mundo”

Mariano Rajoy, por su parte, expone su visión de Europa y España en el mundo. También con una perspectiva firmemente europeísta, el presidente del PP sostiene que España debe recuperar el nivel de influencia e interlocución que le corresponde, dejando atrás el “papel irrelevante” que ha tenido en los últimos años.

Rajoy también coloca a Europa, a su impulso y salida de la crisis en la que está sumida, en el top de sus prioridades. Habla de más Europa, de nuevas ambiciones europeístas, de mayor integración económica, de defensa del euro, de defensa estricta del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, de culminación del mercado interior de servicios financieros y del saneamiento de los bancos europeos. Quiere que España tenga un papel muy activo en el relanzamiento de la Agenda de Lisboa, en la Estrategia Europa 2020 y en la defensa de la PAC.

También “las Américas” es un área a la cual Rajoy presta atención. Apoya una política exterior común europea cohesionada y activa, que sea “multiplicadora” de la acción de los Estados Miembros. Eso sería importante para España en lo referente a América Latina, a la que considera parte de Occidente y con la que “compartimos una visión del mundo que nos ha llevado a desarrollar posiciones comunes para afrontar los distintos retos de la escena internacional”.

Estados Unidos, dice, es el socio estratégico más importante de la UE. El europeísmo del PP, señala, es también atlantista. Por ello pide “una estrecha coordinación entre la UE y EE UU, en materia de objetivos y de estrategias”. Por tanto, señala, “seremos un aliado sólido, previsible, cumplidor de sus compromisos. Debemos perseverar en el tejido de unas relaciones económicas, comerciales y científicas que todavía están por debajo de nuestras posibilidades. Además, prestaremos una atención prioritaria a las crecientes comunidades hispanas”.

Rajoy, como su rival en las elecciones, se detiene también en el sur del Mediterráneo. Apoyarán, dice, una revisión de la Política Europea de Vecindad acorde con los procesos de cambio que se están desarrollando. Sugiere ofrecer nuestra experiencia de transición política a los países que actualmente viven procesos similares. Las relaciones con Marruecos, el proceso de paz entre Israel y Palestina y los Objetivos del Milenio como ‘hoja de ruta’ en las relaciones con África Subsahariana serán también prioritarias.

Rajoy aporta una novedad que no encontramos en el artículo de Rubalcaba: un apartado dedicado a los BRICS y al “horizonte asiático”. Asia, dice, es la nueva frontera de la política exterior y España ha estado “muy lejos durante mucho tiempo”. Superar esta distancia es “el gran reto para los próximos años”. Sugiere aprovechar la red de contactos de la UE (como el foro ASEM, Asia-Europe Meeting) para una activa diplomacia económica que promueva la creación de empleo y el crecimiento.

Por último, se centra en las “estrategias multilaterales creíbles”, donde habla de la globalización y de las amenazas y riesgos en nuestro sistema internacional (estados fallidos, terrorismo, crimen organizado, pandemias, cambio climático, etc.). Para ello, propone una política de seguridad y defensa que se corresponda con nuestros compromisos en la UE, la OTAN y la ONU, impulsando a su vez la Política Europea de Seguridad y Defensa.

Como conclusión, escribe lo siguiente: “Los tiempos que corren no permiten ensimismamientos ni repliegues, sino que exigen diligencia en el plano exterior, en coordinación con nuestros socios y aliados. España cuenta con una historia y una cultura que le otorgan un sello de personalidad propia en la globalización. Cuenta con una sociedad moderna y un idioma universal que necesitamos seguir atendiendo. Cuenta con unas empresas con gran proyección internacional de las que hasta hace poco ha carecido. Cuenta con un servicio exterior profesional y experimentado y una destacada presencia en importantes regiones del mundo que debemos poner en valor en favor de nuestra recuperación nacional, especialmente urgente en su vertiente económica”.

En definitiva, parece claro que los ámbitos de acción prioritaria son los mismos para los dos candidatos (Europa, Américas, Mediterráneo), que comparten europeísmo (aunque matizado con el atlantismo de Rajoy). La más notable diferencia es la inclusión, por parte del candidato popular, de los países BRIC y el “horizonte asiático” como una prioridad clara y separada en su acción exterior.

___________________

Documentos de referencia:

PÉREZ RUBALCABA, Alfredo: “Política exterior para tiempos de crisis“. Política Exterior. Número 144, noviembre/diciembre de 2011.

RAJOY, Mariano: “Mi visión de Europa y España en el mundo“. Política Exterior. Número 144, noviembre/diciembre de 2011.

Sígueme en Twitter: @JGToni

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s