Escondido tras la crisis del euro, otro de los proyectos bandera de Europa, la Política Común de Seguridad y Defensa, corre el riesgo de romperse. Tras las conversaciones de puesta en común y compartir las capacidades de la defensa, la realidad es que cada uno sigue a lo suyo, ya que cada Estado Miembro reduce sus presupuestos de defensa como juzga oportuno. Mientras tanto, el flujo de europeos a las misiones de mantenimiento de la paz se ha agotado. Europa, además, ha quedado fuera de combate en la intervención en Libia.

¿Estaba en lo cierto Robert Gates, exsecretario de defensa estadounidense, al detectar una cultura de desmilitarización en Europa? Es cierto que los europeos se sienten a salvo de ataques armados, que la doctrina del intervencionismo liberal está perdiendo adeptos y que no son fáciles de convencer cuando se conjuran nuevas amenazas para aumentar los presupuestos de defensa.

En Cómo detener la desmilitarización de Europa, el nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, Nick Witney sugiere que estas reacciones son comprensibles, pero peligrosamente miopes. El autor sostiene que:

  • La seguridad del futuro y prosperidad de Europa se juega ahora en una competición a nivel mundial (en la que el continente ha perdido mucho terreno en las últimas semanas).
  • Unas fuerzas armadas eficaces debe ser entendidas como un activo clave en la competencia por el poder e influencia en el nuevo mundo multipolar.
  • La creencia de que para Europa el “poder blando” es suficiente es ingenua, y no tiene correlato a nivel mundial.

El análisis de la eficacia de los militares puede contribuir en el futuro a formar un mundo en consonancia con los intereses y valores europeos. El autor concluye que:

  • Los líderes de la UE deben reevaluar el entorno estratégico, reconsiderar el papel del poder duro y el relanzamiento de los esfuerzos para combinar los recursos de defensa.
  • El Triángulo de Weimar (Alemania, Francia y Polonia) debería presionar para que una comisión con peso lleve a cabo una Revisión de la Defensa Europea que reescriba la estrategia europea y redefina el papel de los ejércitos de Europa.
  • Esta comisión debe examinar las prioridades de defensa, los planes de presupuesto y presentarse ante los líderes de la UE con un menú de grandes y audaces propuestas para la posterior integración de la defensa.

“El hecho es que el poder militar es importante para determinar cómo se va a ejecutar el mundo y las normas y valores por los que se debe trabajar. A menos que supere su malestar con el poder duro, los esfuerzos en Europa para mejorar la eficiencia de sus gastos de defensa seguirán fracasando”. Nick Witney.

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s