Por Javier García Toni

Asia Central es una seria candidata a ser el tablero donde se desarrolle el ‘gran juego’ entre las grandes potencias que rivalizan por sus recursos naturales, como expone François Godement en The new great game in Central Asia. La región sigue siendo un lugar donde la democracia brilla por su ausencia y se ha perpetuado en gran medida el sistema soviético previo a la independencia. ¿Qué nos encontramos en esta lejana y desconocida parte del mundo? A continuación se hace un repaso de cada país y su líder.

Kazajistán: Nursultán Abishuly Nazarbáyev

En el poder desde 1990, primero como líder del Sóviet Supremo y después como presidente de la República, Nazabáyev está al frente del país más extenso, más próspero y más rico de la región, con 12.700 dólares de PIB per cápita. Kazajistán tiene unos ingentes recursos naturales que le permitieron crecer al 7% durante el año 2010, basándose sobre todo en la exportación de petróleo. El presidente ha sido reelegido en abril con un 96% de los votos, en unas elecciones no exentas de polémica, ya que no han sido reconocidas como limpias o libres por la OSCE, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Con una oposición escasa, el presidente kazajo ha logrado consolidar su régimen, contando con un amplio respaldo de una población que disfruta de estabilidad y relativa prosperidad económica. También Nazabáyev ha logrado establecer una red de relaciones internacionales estable, haciendo que su país sea más activo y más visible en la comunidad internacional con logros como la cumbre de la OSCE en Astaná durante la presidencia kazaja de esta organización en 2010. En el transcurso de esa cumbre, Nazarbáyev afirmó que “hoy Kazajistán se ha convertido en un participante responsable en la comunidad internacional“. Pese a ello, la falta de libertades es todavía una realidad en el país, donde el poder está excesivamente personificado en la figura del presidente, de 71 años.

Tayikistán: Emomalí Rajmón

Rajmón, estrecho colaborador y sucesor en el cargo del anterior presidente (Rajmon Nabíyev, líder del Sóviet Supremo), lleva siendo el presidente de facto desde 1992, un año después de la independencia del país, aunque la primera vez que fue formalmente elegido fue en 1994. Ha sido reelegido en 1999 y en 2006. Desde su independencia y hasta 1997, el país se sumergió en una dramática guerra civil. Sin recursos naturales significativos, Tayikistán es el país más pobre de la región, con un PIB per cápita de sólo 2.ooo dólares. El país sufre amenazas internas, como el tráfico de drogas hacia Rusia y China; y externas, tales como los grupos yihadistas de los vecinos Afganistán y Pakistán. El riesgo de revueltas es alto, pese a que el presidente ha señalado que los tayikos ya han experimentado una guerra civil y “saben el significado de la paz y la estabilidad“.

Kirguizistán: Rosa Otumbáyeva

Otumbáyeva fue nombrada presidenta en 2010, tras los disturbios que acabaron con la presidencia de Bakiyev, que estaba en el cargo desde la Revolución de los Tulipanes de 2005. Otumbáyeva se despedirá de la presidencia el 31 de diciembre de este año (algo sin precedentes en la región), de acuerdo a un decreto que también la invalida para presentarse a las elecciones presidenciales de octubre. La violencia interétnica sigue siendo la principal amenaza del país, como se puso de manifiesto en los disturbios de la ciudad de Osh, al sur del país y hogar de una numerosa comunidad uzbeka, en junio de 2010. Alrededor de 500 personas murieron y más de 400.000 uzbekos se vieron forzados a emigrar a Uzbekistán, pese a ser originarios de Osh. Kirguizistán no es rica en reservas energéticas, por lo que la pobreza se añade como factor de desestabilización (su PIB per cápita es de 2.200 dólares). Pese a ello, es el único país de la región donde la democracia se ha abierto camino: Freedom House considera a Kirguizistán como el único país parcialmente libre de la zona. Como decía la presidenta Otumbáyeva, “el camino a la democracia no es fácil, pero es el único camino que seguir”.

Uzbekistán: Islam Karímov

Karímov lleva en el poder desde 1990. En el 91 declaró la independencia del país y ganó las primeras elecciones con un 86% de los votos. Uzbekistán tiene grandes reservas de gas natural, oro y uranio, y su economía es fuertemente dependiente de las exportaciones de gas y petróleo, siendo también el segundo exportador mundial de algodón. Sin embargo, el país de la legendaria Samarkanda mantiene a un cuarto de su población por debajo del umbral de la pobreza y su PIB per cápita es de tan solo 3.100 dólares. La gran mayoría de uzbekos -88%- son musulmanes (como en el resto de países de la región salvo Kazajstán, con mayoría de rusos ortodoxos), y Karímov ha basado gran parte de la construcción de la identidad nacional en el factor religioso, pese a presentarse como abanderado contra el islamismo radical. En mayo de 2005 el régimen reprimió brutalmente un motín popular en la ciudad de Andiján y, como medida de precaución ante una posible revuelta, echó a los estadounidenses de la base militar de Karshi-Janabad. Islam Karímov es uno de los dictadores más sangrientos de Asia. Ken Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, considera al dictador uzbeko “uno de los peores violadores de derechos humanos que hay en el mundo“.

Turkmenistán: Gurbengulí Berdimuhamedov

Berdimuhamedov llegó al poder tras la muerte Saparmurat Niyázov, autodeclarado presidente “de por vida” de la República. Niyázov se había proclamado en 1993 el ‘turkmenbashi’, “líder de todos los turcomanos”. Sin oposición, sin voces críticas y sin disidencia, estableció un régimen al más puro estilo norcoreano, donde no falta el culto a la personalidad, que incluye una estatua de oro del fallecido dictador en Asjabad, la capital, que gira sobre sí misma de manera que el sol siempre ilumine su cara. La educación se basa en el estudio del Rujnamá, “el libro del alma”, un tratado sobre moralidad escrito por el propio Niyázov. Berdimuhamedov gobierna hoy un país con las cuartas reservas de gas del mundo, que exporta a Rusia y, desde el año pasado, a Irán y a China.

Sígueme en Twitter: @JGToni

_______________

Documentos de interés:

BIAGIOTTI, Valeria: “Where the “stans” stand”. Longitude, número 8. Septiembre de 2011.

BONET, Pilar: “Reinos de taifas nacidos de la URSS“. El País. 5 de septiembre de 2011.

DE PEDRO, Nicolás: El consenso Nazarbáyev y sus límites. Kazajstán: ¿un camino irreversible hacia la democracia?. Notes internacionals, número 31CIDOB. Mayo de 2011.

DE PEDRO, Nicolás: “Revueltas populares en el mundo árabe: ¿próxima estación Asia Central?“. Opinión CIDOB. Número 111. 24 de marzo de 2011.

GODEMENT, François: The new great game in Central Asia. China Analysis – European Council on Foreign Relations. Septiembre de 2011.

PRISLAN, Nika: “El nuevo gran juego en Asia Central“. El Blog de ECFR Madrid, 22 de septiembre de 2011.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s