Los últimos acontecimientos en Europa no invitan al ligero optimismo propio de esta época estival. El último momento de la verdad de la crisis de la zona euro se resolvió in extremis con una serie de propuestas que profundizan en la unión económica y monetaria. El horizonte, sin embargo, está lejos de haber quedado despejado. Así lo advierte la nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, para quien el problema fiscal europeo es consecuencia de que haya una unión económica y monetaria incompleta. Que las medidas por adoptar vayan a convencer a los mercados “está aún por ver”, reconoce Lagarde. Europa, en estos momentos, no cuenta con el lujo del tiempo.

El horizonte también ha quedado teñido de rojo por la manifestación más desquiciada de un ideario político trasnochado e incendiario, que se ha cebado en esta ocasión con Noruega. Se trata de una deriva política que asusta. “No es solo que partidos de ultraderecha obtengan buenos resultados electorales en Noruega, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Austria, Francia, Hungría e Italia –afirma Javier Valenzuela–; es que su agenda de satanización de los inmigrantes musulmanes impregna crecientemente a los partidos conservadores del establishment”.

En septiembre, los ministros de Interior y de Justicia de la UE analizarán en una reunión las causas y las posibles medidas para prevenir el extremismo. La reunión estaba ya en la agenda, pero ahora se centrará en estudiar la respuesta europea a un problema común quizá subestimado por las autoridades nacionales. El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ya ha indicado que “es la UE la que debe tomar la iniciativa”.

Como paisaje de fondo de este escenario convulso tenemos el no tan lento declive de Occidente, sumido en una crisis económica y de valores, y el auge del Oriente, con China (y su peligrosa mezcla de ausencia de derechos y libertades y una economía capitalista avanzada) a la cabeza. Ante este panorama, hemos pensado que lo mejor es coger los bártulos e irnos a descansar.

El blog de ECFR Madrid echa el cierre por vacaciones y durante el mes de agosto seguiremos con atención las noticias provenientes de Europa, pero nos abstendremos de azuzar el debate y compartir impresiones, miedos y remedios. Hasta septiembre, por supuesto.

Los líderes europeos quizá estén pesando lo mismo que nosotros, pero aunque la tentación sea grande, no deberían rehuir sus responsabilidades. Este año, de nuevo, Europa se queda sin vacaciones. Los exámenes que se nos vienen encima en otoño son demasiado importantes como para no afrontarlos con la preparación suficiente.

Agosto puede ser un buen mes para reflexionar y distanciarse de los acontecimientos, y así poder observarlos con perspectiva. Porque eso es lo que se hecha en falta en muchos líderes europeos: perspectiva histórica. Es cierto que la cascada de acontecimientos impide a muchos ver más allá de las próximas elecciones. Y sin vacaciones, ¿cómo reflexionar y ganar distancia? Desde aquí reivindicamos la noble dualidad del pensar y el actuar, todo al mismo tiempo. Del buen pensar y el buen actuar, claro está.

Nosotros cerramos por vacaciones. Eso sí, prometemos volver. Cuando despertemos, los líderes europeos todavía estarán ahí. Esperamos que con los exámenes preparados.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s