Firma invitada: Nicu Popescu.

La noción de amistad en la política exterior es escurridiza. Es por lo común estereotípica, a pesar de lo cual la opinión pública y los políticos suelen pensar en términos de países ‘amigos’ y ‘menos amigos’. La noción de amistad también puede esconder políticas nada amistosas, por otro lado. Forma ya parte del saber popular decir que países como Alemania, Francia, España o Austria son amigos de Rusia, y que países como Polonia o Lituania no lo son. Si miramos hacia la vecindad sur, Francia, España e Italia son amigos y defensores de países como Marruecos, Túnez, etc. Sin embargo, tales ‘amistades’ están surcadas por numerosas corrientes subterráneas. Así, muchas ‘amistades’ de forma son inamistosas en el fondo, y varían según las áreas políticas tratadas.

A veces, los países son amigos porque no se preocupan del otro demasiado. Comparten poco en términos de geografía, historia y flujos comerciales –y por lo tanto tienen poco por lo que pelearse. Este tipo de amistad se ve en el caso de España y Rusia. Sin embargo, la mayoría de las amistades surgen a causa de la interdependencia. El comercio entre Alemania y Rusia, así como la complicada historia compartida, son las bases de la amistad germano-rusa. La necesidad de gestionar (léase reducir) los flujos migratorios desde el sur hacia la Unión Europea es uno de los pilares de la amistad con Marruecos, Túnez y Libia de franceses, italianos y españoles. En muchos sentidos, los amigos son aquellos que se preocupan. No obstante, normalmente esa preocupación se muestra por cauces nada amistosos.

Relaciones con Rusia

Indagando más allá de la superficie, y analizando varias áreas, uno puede observar que las amistades y las políticas reales normalmente divergen. Por ejemplo, tomemos la cuestión de los visados para los ciudadanos rusos que quieran moverse libremente porla UE. Esta es una de las prioridades clave, quizá la prioridad clave, de las relaciones entre Rusia y la UE. En este asunto específico, las tradicionales amistades pueden quedar rápidamente aparcadas. Mientras países como Polonia y Lituania aceptarían un régimen de visados para Rusia con relativa facilidad, Alemania y Francia se muestran mucho más reacias, debido a que sus debates internos están dominados por un sentimiento contrario a la inmigración. Ambos países pueden ser los amigos de Rusia cuando se habla de acuerdos energéticos, pero no en temas de visados.

Vecindad sur

Si miramos hacia el sur de la UE podemos observar un paisaje similar. Francia, España e Italia pueden ser los mejores amigos de los vecinos del sur, pero también sus mayores enemigos cuando están en juego dos asuntos clave: inmigración y comercio, en particular de productos agrícolas. Para alcanzar un crecimiento económico sostenible y generar empleo, países como Marruecos y Túnez necesitan imperiosamente comercio, no ayuda. Sin embargo, lo que ofrecen Francia y España es principalmente ayuda, no comercio. Así, los Estados miembros del sur de la UE pueden tener muy buenas relaciones con el Norte de África, y presionan para una mayor ayuda financiera para la región (la mayor parte de los fondos proceden de Alemania y otros Estados miembros del norte, de todos modos), pero se oponen a una liberalización del comercio de materias primas claves como las aceitunas o los tomates, pues competirían con los productos nacionales. Normalmente, Suecia o Países Bajos, que no son percibidos como los defensores del Norte de África en la UE, se muestran mucho menos proteccionistas en asuntos como el comercio y son, en esencia, más ‘amigos’ de Marruecos y Túnez en estas áreas clave.

Este es un resumen del artículo publicado por Nicu Popescu en nuestra blog Whose World Order (http://www.ecfr.eu/blog/). Para leer el artículo completo en inglés, haga clic aquí.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

»

  1. PABLO BENAIDES dice:

    El elemento “AMISTAD” en las relaciones internacionales es extraordinariamente engañoso y confuso y, en último término, tiene mucho de demagógico y coyuntural. Basta un incidente (“Perejil”…) para arruinar una supuesta amistad tradicional. No se olvide el dicho británico (¿Disraeli?): “Inglaterra no tiene amigos ni enemigos, solo intereses”; ¿se puede decir más claro ??

  2. […] Cinco artículos de Relaciones Internacionales para el fin de semana Publicado el 7 mayo, 2011 por miradasdeinternacional 1. Sobre la amistad en las relaciones internacionales […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s