Firma invitada: Laia Mestres, investigadora de CIDOB.

¿Por qué los españoles han apoyado la intervención militar en Libia? ¿Por qué no se ha recurrido al lema del “No a la Guerra” de Irak?

Hasta hace pocos años se consideraba que la sociedad española formaba parte del grupo de las “palomas” o pacifistas en lo que respecta a su actitud en política exterior. Esto significa que rechazaba cualquier intervención militar, valoraba por encima de todo la acción humanitaria y la cooperación económica y denunciaba los aumentos en gastos militares de su gobierno. Como muestran los datos del Transatlantic Trends de 2004, en plena resaca por la guerra de Irak, un 63% de los españoles se autodefinía en estos términos. Además, tradicionalmente, los españoles han rechazado más aquellas misiones militares internacionales que conllevaran peligro para sus soldados y apoyado aquellas que fueran de carácter humanitario. Todavía en 2007, según datos del Barómetro del Real Instituto Elcano, sólo un 17% de los españoles encontraba muy justificado el envío de tropas españolas para detener una guerra civil en el extranjero y sólo la defensa propia y la ayuda humanitaria en caso de desastres naturales recogía el apoyo de una mayoría de españoles.

Sin embargo, parece que ante la intervención en Libia los españoles están cambiando su actitud  sobre cuáles son las causas justas que avalan un ataque militar. Los discursos emitidos por políticos, sindicalistas, periodistas y creadores de opinión durante los días previos a la intervención eran mayoritariamente favorables a la intervención. Ha habido una movilización muy minoritaria de los contrarios en la calle. Y, el Congreso de los Diputados aprobó por un 99% de votos afirmativos la participación de tropas españolas en la coalición internacional. Es más, según el último Barómetro del Real Instituto Elcano, un 59% de los españoles está de acuerdo con que la Comunidad Internacional intervenga en Libia para derrocar a Gadafi y el porcentaje es casi idéntico de apoyo a la participación de tropas españolas en la intervención militar, siempre que fuera con la autorización de Naciones Unidas.

Se vislumbra un cambio en la actitud de los españoles. De una posición más propia de las palomas a otra más pragmática. En otras palabras, la ciudadanía parece haber aceptado el diagnóstico de que, si bien la cooperación económica es más importante que el poder militar, la intervención militar es, algunas veces, necesaria. Sin duda, la protección de la vida de las personas ante el ataque militar de su propio gobierno justifica la necesidad de intervenir militarmente y de superar, por tanto, el principio de no injerencia en los asuntos internos de un país. Es la responsabilidad de proteger.

Anuncios

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s