Por Marisa Figueroa

Esta semana se celebra el 6º Foro Hispano-Alemán en Berlín (7 y 8 de Abril) y mucho se discutirá allí seguramente ya que las elecciones regionales en Alemania han terminado, de momento. El gobierno alemán debería retornar a un estilo político más sincero si se tiene en cuenta que su comportamiento ha expuesto a la UE al mayor desafío de los próximos años: la gran desconexión entre la política local/nacional y la gran agenda Europea.

Leía ayer la entrevista que El País le realizó a Cem Özdemir, líder alemán (con ascendencia turca) de los verdes y miembro del Consejo de ECFR. Copresidente de esta fuerza política desde 2008, comenta en la nota las razones del histórico éxito electoral  de su partido. Con el apoyo obtenido en las elecciones tendrán el apoyo suficiente para liderar un gobierno regional en Alemania, en Stuttgart específicamente, una de las regiones más ricas de Alemania. Considera que básicamente se debe al giro de voto de los campesinos – que siempre han votado a los democristianos – pero también a la existencia de una clase media muy concienciada ecológicamente. Dice que tras Fukushima, los pronucleares alemanes no pudieron ofrecer una respuesta que los Verdes sí. Y cree que las bases democristianas están desorientadas y que sus líderes hacen una política pendular. En su opinión, Merkel ha perdido la brújula y no sabe ni dónde buscarla.

Al “gafe” de la energía nuclear debería sumarse el “gafe” sobre Libia. Özdemir – quien ha apoyado públicamente las sanciones contra Gadafi, enfrentándose a los demás partidos políticos alemanes – dice que tanto Merkel como Westerwelle han cometido un enorme error porque Gadafi lucha con armas alemanas contra los rebeldes y que el actual pacifismo electoralista del gobierno (mas aun considerando que querían y pregonaban en su momento ir a la guerra de Irak en 2002) es un mensaje perverso. Considera que la gente quiere credibilidad. Se considera un dirigente pragmático.

El último post de Ulrike Guerót describe muy bien cómo los “gafes alemanes” sobre energía nuclear, Libia y la crisis del euro (éste último en el sentido de la obsesión de Merkel en dejarse llevar más por la percepción popular de la “Alemania pagadora” que por la explicación a los votantes sobre cuál será el rol de los bancos alemanes en la creación de un sistema efectivo de gestión de crisis) han abierto la brecha entre agenda europea y preocupaciones locales. Ulrike cree que Europa debe ser inevitablemente parte de la ecuación alemana. Y no es sólo para Alemania, sino para otros países como Francia. ¿Debemos entender el entusiasmo francés por la intervención en Libia en clave electoral también?

Ulrike afirma que Alemania no es Suiza porque lo que hace Alemania tiene consecuencias para Europa. Por lo tanto las agendas locales y europeas no pueden estar en oposición, ni tampoco priorizar una u otra para ganar o perder elecciones. Existe un problema estructural que es el fallo de conexión entre los intereses de la política regional y local. Y el resultado de esta desconexión es la incapacidad de la UE para actuar unida en Libia y, con ello, la inexistencia de una política común sobre el Magreb relativo a agricultura y refugiados, por ejemplo. El desafío para Alemania es ver un futuro europeo, que también beneficiará al nivel local y que necesitará una narrativa efectiva para sus ciudadanos.

Puedes pinchar aquí para leer más sobre el proyecto Germany in Europe de ECFR.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s