[GERPOL]

Por Javier García Toni

El 26 de marzo leía una columna de Timothy Garton Ash, miembro del Consejo de ECFR, llamada Europa es de Marte y EE UU de Venus, publicada en El País. Nada más leer el título, claro, me vino a la cabeza Poder y Debilidad, el libro escrito por el neocon Robert Kagan, quien, por cierto, exigió que su país actuara en Libia. ¿Sugiere Garton Ash que se han invertido las tornas entre el fervor guerrero de Estados Unidos y el pacifismo europeo? El autor se muestra especialmente crítico con la actuación alemana, que debilita y divide a Europa. Por otro lado, y hablando de Alemania, hemos amanecido con una noticia interesante, la CDU, el partido de Angela Merkel, pierde Baden-Württemberg en favor de Los Verdes y el SPD. Es uno de los länder más prósperos del país y monopolio exclusivo del centro-derecha desde 1952.

A raíz de los últimos acontecimientos en Libia, en concreto de la intervención aliada amparada en la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, parece que son los europeos -franceses y británicos- quienes se han abonado a la defensa del uso de la fuerza liderando la operación, y no lo americanos, como venía siendo costumbre. Meros estereotipos, aclara Garton Ash, que no ocultan la tremenda división que Libia ha provocado a ambos lados del Atlántico. Obama ya ha anunciado que su país cede el mando, renunciando a un protagonismo que nunca quiso y dejando en manos europeas el grueso de la responsabilidad. Conviene recordar que ha sido el Africom americano el que ha cargado con el mando de la operación. Philip Stephens, en su artículo titulado ‘Obama to Europe: bon courage‘, publicado en Financial Times el 25 de marzo, hace referencia al hecho de que Obama piensa que Estados Unidos ‘no puede solucionar todos los problemas del mundo’. Por ello, pese a que la colaboración de su país era necesaria para establecer la zona de exclusión aérea, deben ser el resto de aliados europeos los que lleven a cabo la operación.

Timothy Garton Ash repasa el papel de los líderes europeos en el asunto libio. Sarkozy, dice, confía en aumentar sus índices de popularidad y sus posibilidades de reelección convirtiéndose en una estrella de la política internacional, como David Cameron, que pese a tener una situación política diferente, ha llegado a la misma conclusión. Tres cuartos de lo mismo sucede, según el autor, con Angela Merkel y Guido Westerwelle (ministro de asuntos exteriores alemán), que han optado por mantenerse al margen de sus aliados por su posición de debilidad política. Ambos están asustados por los bajos resultados que piensan van a lograr sus partidos (CDU y Partido Demócrata Liberal, respectivamente) en las elecciones provinciales alemanas.

El caso es que esto, para Garton Ash, es devastador para la Unión Europea. Queda en ridículo la pretensión de lograr una política exterior sólida, y tilda de ‘puñalada en la espalda’ que desde Alemania prácticamente se invite a la Liga Árabe a hacer críticas mientras se desarrolla la operación ‘El Amanecer de la Odisea’. No hay que perder de vista el factor económico-comercial, ya que Alemania cada vez exporta más a los cuatro países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), lo que puede ser, para el autor, una de las claves del alineamiento alemán en el Consejo de Seguridad con ellos.

Mencionaba antes el temor de la coalición gobernante en Berlín ante las elecciones provinciales. Pues bien, parece que sus temores estaban bien fundados. Bäden-Württemberg, land del sur del país, va a pasar a ser gobernado por una coalición de socialdemócratas y ecologistas (SPD y Los Verdes). Desde 1952 había sido gobernado ininterrumpidamente por los democristianos de centro-derecha, la CDU, el partido de Angela Merkel. Lo sorprendente ha sido que Los Verdes, por primera vez en su historia, logran más votos que los socialdemócratas, por lo que el nuevo primer ministro (Winfried Kretschmann, veterano ecopacifista de 62 años y mano derecha de Joshka Fischer) será de este partido (consultar resultados en la foto). No es la única alegría para Los Verdes: en Renania-Palatinado, el otro land donde se celebraban elecciones, el SPD ha perdido la mayoría absoluta y les necesita para gobernar. Éstas son, en mi opinión, buenas noticias desde Alemania. ¿Hasta qué punto ha influido el debate en torno a la energía nuclear generado por el desastre de Fukushima? Parece que electorado no se ha creído el ‘giro antinuclear’ del Gobierno. Los líderes siguen actuando en clave electoral y, al menos esta vez, no ha dado resultados. Veremos qué pasa con Libia.

About these ads

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s