Por Javier García Toni

Justo hoy, un día después de que se aprobara la resolución 1970 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Libia, recomendamos especialmente el podcast que ECFR Madrid ha publicado esta semana. Se trata de una entrevista con Gonzalo Escribano, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), sobre seguridad energética en relación con las revoluciones en el mundo árabe.

Libia representa un 2% de la producción mundial de crudo, y tras el estallido del conflicto la producción ha caído por debajo de la tercera parte del millón setecientos mil barriles que producía, lo que supone un problema evidente de suministro energético para Europa.

Gonzalo advierte sobre Irán e Irak, pero Arabia Saudí es la “pieza clave” en esta oleada revolucionaria. Es el único actor con “capacidad ociosa”, es decir, puede poner un millón y medio o dos millones de barriles en el mercado en pocos días, con lo que podría sustituir el suministro de Irán y Argelia juntos. Es la que determina los precios y la que de verdad tiene la llave del suministro petrolero. No sería sencillo, por otro lado, para la capacidad operativa de las multinacionales, ya que no todo el crudo es igual. “El crudo es como el vino, no todas las denominaciones de origen tienen las mismas características”, dice. El de Arabia Saudí es más ligero y dulce, lo que implicaría adecuar las refinerías europeas acostumbradas a tratar petróleo libio. Se puede sustituir, por tanto, pero plantea serios problemas logísticos.

En cuestión de gas el impacto es moderado, la demanda (por la crisis) ha caído y no plantea un problema como el que sí plantea el combustible. En gasolina y gasóil, por tanto, es diferente. ¿Hay riesgo de desabastecimiento? De hecho, ya se ha manifestado, se ha cerrado el grifo libio. Se ha roto la cadena de suministro. Ahora bien, Gonzalo cree que no habrá un problema grave de desabastecimiento, primero porque se está ajustando con el precio (alcanzando máximos históricos) y segundo porque se puede sustituir.

La subida de precios del petróleo, explica, está soportada por tres elementos elementos:

  • Invierno frío: aumento de la demanda de crudo en los países industrializados,  a la que se suma la demanda creciente de los países “emergentes”, que siguen creciendo económicamente.
  • Shock de oferta: menos barriles en el mercado.
  • Comercio: condicionantes geopolíticos, especialmente en el Canal de Suez.

Arabia Saudí es el país fundamental a nivel mundial. Es el líder de precios y es el único que puede manejar el mercado. A nivel regional Argelia es también importante, especialmente para España o Italia, muy dependientes, pero tiene, a su juicio, menos posibilidades de caer en conflicto, ya que tiene una economía más diversificada a la que se suma el recuerdo de la guerra civil.

¿Qué podemos esperar?

  • A corto plazo: incertidumbre, lo estamos viviendo
  • A largo plazo: puede que tenga consecuencias positivas si se logran economías más abiertas y regímenes políticos democráticos. Una visión más liberal de los mercados y la política podría ser muy beneficioso para todos

Como conclusión, el cambio en el paradigma petrolero mundial es, a su juicio, muy difícil de evitar, y para eso “no tenemos mapas”.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s