Por Javier García Toni

Ayer tuve la oportunidad de entrevistar a Gonzalo Fanjul, asesor estratégico senior de Intermón Oxfam. Gonzalo ha escrito últimamente sobre seguridad alimentaria, tema que debería ser más que prioritario en las agendas de futuro de los dirigentes de todo el mundo. El índice de precios de alimentos de la FAO (con fecha de este mes, marzo de 2011) no deja lugar a dudas: los alimentos están más caros que nunca. Hemos batido el récord. El dilema que se plantea es enorme. ¿Seremos capaces de alimentar a una población mundial creciente, que cada vez demanda más productos, con unos recursos a los que les pasa todo lo contrario? ¿Vuelve el viejo dilema malthusiano?

Gonzalo hace una panorámica concreta, clara y esclarecedora del tema, perfilando los problemas, buscando a los responsables y poniendo sobre la mesa alternativas. Sostiene que las hipótesis de Malthus pueden empezar a ser ciertas ahora, 200 años después de su enunciación. Hay una frase clave, según su visión, que captura la esencia del reto al que hacemos frente: en 2050 la humanidad tendrá que alimentar a 9.000 millones de personas con un 90% menos de carbono.  Vamos a tener que producir, por lo tanto, de una manera totalmente diferente. ¿Estamos preparados?

Hoy por hoy no lo parece. “El sistema alimentario global es un sistema fuera de control”, dice. Fanjul divide los factores que provocan los problemas en dos categorías, estructurales e inducidos, que complican extraordinariamente los anteriores.

  • Factores estructurales: el problema de la demanda de alimentos, que es insostenible si se está a nivel occidental. El segundo es la batalla por el cambio climático.
  • Factores inducidos: políticas energéticas irresponsables (producción de biocombustibles, por ejemplo), las políticas comerciales (restricciones a la exportación, que minan la capacidad de producción de los países pobres) y, en tercer lugar, el factor especulativo, poco estudiado ahora pero agravante para la volatilidad del mercado.

El problema, dice, es el “desgobierno” del sistema alimentario. “Necesitamos instituciones que pongan el sistema alimentario bajo control”. Eso implica al Programa Mundial de Alimentos, la FAO, la Organización Mundial del Comercio, etcétera. Desde su punto de vista, parte de la solución puede llegar cuando los países occidentales asuman el problema como propio. No sólo es cuestión de Estados subdesarrollados, es un problema que nos concierne a todos. Que el problema del hambre sea tanto un asunto de interés propio como ajeno es lo que nos proporciona motivos para el optimismo.

La entrevista está disponible en este enlace. Me parece altísimamente recomendable.

Anuncios

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Un comentario »

  1. Lorenzo dice:

    Se ve un camino muy dificil, con lo poco de moda que esta’ tomar decisiones colectivas y ponderadas. Aqui’ es donde se deberian empezar politicas mundiales y de emergencia, y yo me temo que una vez mas seran los mercados quienes impondran a los paises poderosos como manejar – o como no manejar – el asunto. La cosa esta’ muy negra.

    Lorenzo

    ps perdon por la falta total de acentos, hoy el windows no me deja cambiar codigo al teclado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s