Por Pablo Colomer

¿Cómo lidiar con el último dictador de Europa? No es una cuestión baladí. Las dictaduras son regímenes delicados y complejos, y tratar con ellos requiere de un esfuerzo especial mezcla de inteligencia, sensibilidad, determinación y paciencia. El caso de Bielorrusia (y los de Túnez y Egipto) ilustra muy bien hasta qué punto es difícil lidiar con autócratas, más aún si residen a las puertas de tu hogar.

Alyaksandr Rygoravich Lukashenko, en el poder desde 1994, cumplió el pasado diciembre con una de las reglas básicas del buen dictador: las elecciones se ganan por mayoría abrumadora, por las buenas o, como en este caso, por las malas. El 79% de los votos corroboró así una victoria fraudulenta, a la que siguió una brutal represión de los opositores. La sorpresa en las cancillerías europeas fue notable, ya que antes de las elecciones del 19 de diciembre los signos de aperturismo se sucedían y nada hacía presagiar una involución de este calibre.

La Unión Europea reaccionó a la anterior tomadura de pelo de Lukashenko con firmeza, mediante una batería de sanciones: prohibición de visitar otros países, congelación de activos financieros en el extranjero y medidas de apoyo a la oposición. El régimen decidió entonces retomar la senda del aperturismo. La misma senda que ahora ha vuelto a extraviar.

¿Qué opciones tiene la UE? ¿Mayor firmeza? ¿Aislamiento férreo? Según nuestros investigadores Jana Kobzova y Andrew Wilson, “el argumento de que el régimen ha dado la espalda a la UE es simplista; en pocas palabras, no puede permitírselo”. Minsk no puede confiar como antaño en Moscú. Su situación económica es crítica y necesita una relación más abierta con Occidente.

Teniendo esto en consideración, Kobzova y Wilson abren una puerta para el optimismo. “La UE debe aprender a discriminar entre los diferentes actores en Minsk”, afirman, “cultivar amigos y aislar enemigos”. La tarea de promover la democracia y los derechos humanos en la vecina Bielorrusia es ahora quizá aún más complicada, pero, como demuestran los casos de Túnez y Egipto, no imposible.

Documentos de interés:

The EU and Belarus after the election. ECFR Policy Memo. Por Balázs Jarábik, Jana Kobzova y Andrew Wilson. Enero 2011.

Where next for Europe on Belarus. EUObserver.com. Por Jana Kobzova y Andrew Wilson. Enero 2011.

Contrastes mediterráneos. El País. Por José Ignacio Torreblanca. Diciembre 2010.

Elections in Belarus: a nasty surprise. The Economist. Diciembre 2010.

Acerca de El Blog de ECFR Madrid

Oficina en Madrid del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés), el primer think tank paneuropeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s